Junto con las mascotas, los bebés y los niños suelen ser los más fotografiados de la casa, y ellos, casi siempre, se prestan a todo.