Los gatos son nuestras mascotas más independientes y tranquilas, pero no por ello rehusan las caricias y los juegos. Con sus garras afiladas y retráctiles se agarran a cualquier superficie y consiguen lo que se proponen.